Recibe nuestras actualizaciones en tu correo electronico

miércoles, 17 de octubre de 2012

CONOZCAMOS EL ROL DEL INTERMEDIARIO DE SEGUROS

En Aseguradora ACSA nuestros ¨Socios de Negocios¨ son las personas que mejor te pueden asesorar cuando necesitas un seguro. Poco conocemos de su rol en el mercado de seguros en El Salvador y la juventud no entiende la palabra Intermediario, Corredor o ¨Broker.¨ Te recomendamos el siguiente articulo para que puedas educarte y luego consultar la web, directorio telefónico u otro medio y te pongas en contacto con un asesor de seguros para que empieces a proteger tu patrimonio.  

------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Fuente : Federación Mundial de Intermediarios de Seguros - WFII

La importancia de los seguros en las economías modernas es incuestionable y ha sido reconocido desde hace siglos. El seguro es “prácticamente, una necesidad inherente a las actividades de negocios y empresas”.1 Pero el seguro también sirve a un interés público mucho más amplio, más allá de su papel en los temas de negocios y es parte de la protección de una buena parte de la riqueza de un país. Es el medio esencial por el cual “el desastre que ocurra a un individuo es compartido por muchos, el desastre que ocurra a una comunidad es compartida por otras comunidades, y así, las grandes catástrofes se reducen y pueden ser, tal vez, reparadas.” 

El seguro es un elemento esencial en la operación de economías nacionales sofisticadas alrededor del mundo hoy en día.

Sin coberturas de seguro, el sector comercial privado sería incapaz de funcionar.

El seguro permite que los negocios operen de una manera efectiva al proveer mecanismos de transferencia de riesgos donde aquéllos asociados a los negocios son asumidos por terceros. Permite a los negocios conseguir créditos que de otra manera los bancos y otras instituciones crediticias no les otorgarían, por temor a perder su capital, y provee asimismo protección contra los riesgos que significa expandir los negocios en territorios desconocidos, tales como nuevas ubicaciones, productos o servicios, lo cual es de vital importancia para alentar la toma de riesgos y la creación y aseguramiento de crecimiento económico.

Más allá del mundo comercial, el seguro es vital para los individuos. La falta de cobertura dejaría a los individuos y las familias sin protección ante las incertidumbres de la vida diaria. La vida, la salud, las propiedades y otros bienes asegurables son esenciales para la estabilidad financiera, el bienestar y la paz mental del individuo promedio.

El seguro es un producto financiero que legalmente compromete a la compañía aseguradora a pagar por las pérdidas que el asegurado sufra cuando ocurran eventos específicos. La aseguradora acepta el riesgo de que tales eventos puedan ocurrir, a cambio del pago de un honorario o prima. La Aseguradora, por su parte, puede trasladar ese riesgo, en todo o en parte, a otras aseguradoras o reaseguradoras. El seguro hace posible asumir riesgos que de otra manera serían prohibitivamente caros si sólo una parte tuviera que absorber la totalidad del riesgo.

Los avances en la medicina, el desarrollo de productos, la exploración espacial y la tecnología en general se han vuelto realidad gracias a los seguros. 

Los clientes compran seguros de automóviles para amparar tanto a su vehículo como a las personas que podrían resultar lesionadas en caso de ocurrir un accidente. Los propietarios de inmuebles y los inquilinos adquieren pólizas de seguro para proteger sus bienes y las responsabilidades en que pudieran incurrir. La gente compra seguros de vida y gastos médicos para protegerse a sí mismos y a sus familias de la afectación financiera que puede ocurrir en caso de muerte o enfermedad.

En muchos aspectos, los gobiernos les exigen a las empresas adquirir coberturas de seguros. Conocidos como responsabilidades financieras, la adquisición de seguros por mandato de las autoridades gubernamentales intenta asegurarse que las partes afectadas serán indemnizadas. Las empresas, por su parte, también exigen a otras empresas que adquieran coberturas de seguros; por ejemplo, un minorista puede pedir a sus proveedores que adquieran pólizas de responsabilidad civil por productos. De la misma manera, los hospitales pueden solicitar a los médicos que cuenten con seguro de responsabilidad civil por mala praxis médica, y las compañías hipotecarias frecuentemente solicitan a los clientes que aseguren su propiedad y las nombren co-aseguradas.

La distribución de los seguros se maneja a través de diferentes medios. El más común son los intermediarios de seguros.

Los intermediarios de seguros constituyen el vínculo clave entre las compañías de seguros, que buscan colocar sus coberturas, y los consumidores, que buscan obtener protección a través de los seguros.

Los intermediarios, conocidos generalmente como “agentes”, “brokers” o “productores”, ofrecen asesoramiento, información y otros servicios además de la solicitud, negociación y venta de seguros.

Durante las dos últimas décadas, muchos intermediarios profesionales han desarrollado servicios que van mucho más allá de los relacionados con la transferencia de riesgos del asegurado a la aseguradora; los intermediarios ofrecen ahora servicios tales como la evaluación e implementación de medios alternativos de financiamiento para posibles riesgos, estrategias de administración de riesgos y manejo de pérdidas.

Este estudio explicará lo que es un intermediario de seguros, su papel en el mercado de los seguros y en la economía en general, y los servicios que proveen los intermediarios tanto a las aseguradoras como a los consumidores. Asimismo, describirá de manera breve los marcos legales y regulatorios que afectan a los seguros alrededor del mundo. Intermediarios de Seguros


Los intermediarios de seguros facilitan la colocación y compra de seguros y proveen servicios a las compañías aseguradoras y a los clientes, que complementan el proceso de colocación. 

Tradicionalmente, los intermediarios de seguros han sido catalogados como agentes de seguros y como corredores de seguros. La diferencia entre ambos conceptos tiene que ver con la manera en que se desenvuelven en el mercado de seguros.


Agentes de Seguros

Los agentes de seguros, en general, están autorizados para actuar a nombre de las compañías aseguradoras. Los agentes representan a la compañía en el proceso de aseguramiento y por lo regular operan en los términos de un acuerdo con la aseguradora. La relación entre la compañía y el agente puede tomar diferentes formas.

En algunos mercados, los agentes son “independientes” y trabajan con más de una compañía aseguradora (aunque, por lo general, sólo con unas pocas); en otros, los agentes representan exclusivamente a una compañía en determinada área geográfica; o bien, ofrecen sólo un ramo de seguros, con una o varias compañías. Los agentes pueden operar de diferentes maneras: independiente, exclusiva, como empleado de la aseguradora y como auto-empleado.


Corredores de Seguros

Los corredores de seguros trabajan para el asegurado en el desarrollo del proceso de seguro y actúan de manera independiente a las compañías de seguros. Los corredores asesoran a sus clientes en la elección de sus seguros presentándole alternativas tanto de productos como de aseguradoras. Actuando como “agente” del cliente, los corredores generalmente trabajan con múltiples aseguradoras para la colocación de las coberturas para sus clientes. Los corredores obtienen cotizaciones de varias compañías y orientan a sus clientes para que puedan escoger la cobertura adecuada entre las diferentes opciones.

En algunos mercados se hace diferenciación entre los corredores, dependiendo de los ramos de seguro que estén autorizados a operar (intermediar); por ejemplo, todos los ramos, ramos de daños y ramos de personas, aunque es cierto que la mayoría de los corredores –aunque no todos- se especializa en seguros de daños, muchos de ellos también operan líneas personales (vida y gastos médicos). En otros mercados también se establecen diferencias entre los corredores “al detalle”, que establecen contacto directo con los clientes y negocian los contratos de seguros, y los corredores “mayoristas”, quienes negocian con las aseguradoras y los corredores “al detalle”, pero no con los clientes directamente. 

Los corredores de reaseguro solicitan, negocian y venden cesiones de reaseguro y retrocesiones a nombre de las aseguradoras cedentes que buscan cobertura de los reaseguradores. Los corredores de reaseguro también pueden estar involucrados en la retrocesión de una parte de los riesgos del reasegurador. 

En la parte técnica, el papel del corredor puede variar durante la transacción y el transcurso de la vigencia del seguro, manteniendo una relación cercana con los clientes. Muchos corredores actúan en ocasiones como “agente” de la aseguradora, y en otras, como “corredor” del cliente al apoyarle en el aseguramiento de sus exposiciones a riesgo a través de un contrato de seguros con una aseguradora tradicional.

Por ejemplo, el corredor actúa a nombre del cliente cuando negocia las condiciones y términos de la póliza y solicita la emisión. Por otro lado, cuando lleva a cabo labores que de otra manera serían efectuadas directamente por la compañía aseguradora, como el cobro de primas y el manejo de siniestros, esencialmente se conduce como agente de la compañía. Este concepto único vuelve el proceso de seguros más eficiente tanto para el asegurado como para la aseguradora.

En la parte práctica, sin afectar el papel que legalmente el corredor debe desempeñar, la manera en que el corredor interactúa con sus clientes, es la de un intermediario: trabajando a nombre de sus clientes para facilitar la consecución de los seguros con aseguradoras que tienen la autorización y la capacidad de asegurar adecuadamente los riesgos en cuestión.

Habiendo establecido lo anterior, hay que decir que establecer legalmente con claridad cuándo un intermediario es agente y cuándo es corredor, no es del todo sencillo. El estatus de un intermediario está determinado por la totalidad de los hechos relacionados con la transacción de que se trate. Un intermediario puede ser llamado “corredor” a pesar de representar en realidad a una compañía de seguros en particular en una transacción. En tales casos, el corredor es de hecho (y legalmente) considero como el representante de la compañía y no del cliente. Sin embargo, aunque este parámetro está muy extendido alrededor del mundo, el estatus legal de los intermediarios de seguros varía en los mercados internacionales. Para los fines de este estudio, incluimos en el término “intermediario” a los agentes, los corredores, los productores, los asesores y los consultores.

viernes, 13 de julio de 2012

ALGUNOS ASPECTOS IMPORTANTES RELACIONADOS A LAS FIANZAS


En seguimiento al tema de fianzas, y después de compartir en la publicación de fecha doce de abril de los corrientes un concepto básico de la fianza, quienes son las personas participantes y cuáles son las obligaciones que corresponden a cada uno de ellos, así como algunas diferencias entre seguros y fianzas; es muy importante en adición a lo anterior, aclarar las siguientes interrogantes.
¿Quién requiere las fianzas?
Las fianzas son requeridas por Instituciones del Estado, sus dependencias y organismos auxiliares, instituciones  y empresas estatales de carácter autónomo, y hoy día más frecuentemente por la empresa privada, quien cada vez está haciendo más uso de este importante instrumento para garantizar sus contrataciones.

¿Para qué es requerida la fianza?
Puede ser requerida para diferentes fines, a continuación mencionaremos los más frecuentes, y exigidos especialmente por instituciones públicas: para garantizar el Sostenimiento de la Oferta (mantenimiento de precios), y posterior entrega de la Fianza de Fiel Cumplimiento en caso le  sea adjudicada la licitación; para garantizar el fiel cumplimiento del contrato según los términos acordados; para garantizar el Buen Uso o Buena Inversión del Anticipo; es decir, para respaldarse que el anticipo efectivamente se aplique a la dotación y ejecución inicial del proyecto de una obra o a los servicios de consultoría o de adquisición de bienes; finalmente es requerida para garantizarse que el contratista responderá por los vicios ocultos o por la buena calidad, en caso de existir fallas y desperfectos que le sean imputables durante el período que se establezca en el contrato.
En tal sentido es importante resaltar que el Contratante (beneficiario) requiere la fianza con el fin de contar con la seguridad y respaldo de que lo contratado, ya sea un producto, servicio, suministro, etc., sea entregado satisfactoriamente; caso contrario puede reclamar o hacer efectiva la fianza.
¿Cuáles son los Servicios y Suministros que se garantizan a través de una fianza?
Existen una gran variedad de productos, servicios y suministros que pueden ser garantizados a través de una fianza, en ACSA estamos especialmente enfocados en aquellas actividades económicas relacionadas a:
1.      Suministro de Medicamentos, Insumos Médicos, Reactivos de Laboratorio Clínicos y otros
2.      Suministro de Equipo Médico, Maquinaria Industrial
3.      Suministro de Material y Equipo de Oficina, Útiles, Papelería y Otros
4.      Gestión de Cobros
5.      Servicios de Alimentación
6.      Servicios Profesionales (Auditoria, Contaduría, Consultorías, otros.)
7.      Servicios de Mantenimiento Preventivo y Correctivo de Equipos (aire acondicionado, fotocopiadora, vehículos, etc.)
8.      Suministro de Insumos de Ferretería
9.      Venta de Equipo Electrónico y Sofware
10.  Suministro de Alimentos y Abarrotes

¿Dónde encuentro información sobre los documentos que se deben presentar para el trámite de fianzas en ACSA?
Favor ingresar a www.acsa.com.sv en la Carpeta de Fianzas, encontrara el detalle de documentos requeridos para realizar el trámite tanto para persona natural como para persona jurídica, o contactar directamente al departamento de fianzas al tel.: 2261-8218 o al 2261-8217, será un placer atenderle.


martes, 19 de junio de 2012

Acabo de comprarme una casa; ¿qué tipo de seguro debo contratar?


Si te acabas de comprar una casa, lo primero a plantearte debería ser en los nuevos riesgos que puede tener tu patrimonio familiar, para ver la eficacia y necesidad del seguro: incendio, robo, daños de agua, responsabilidad civil, etc.
Puedes protegerte individualmente de muchos de ellos, pero lo más eficaz sería contratar un SEGURO MULTIRRIESGO HOGAR, por el que podrás disponer, entre otras, de las coberturas siguientes, por los daños o consecuencias en la vivienda (continente) o en el mobiliario y ajuar (contenido):
- Incendios, cualquiera que sea su causa u origen (salvo intencionados), al igual que los daños debidos a explosión (p.e. por escapes de gas), y daños causados por el humo, además de los gastos de extinción de incendios (facturas por la prestación del servicio de bomberos).
- Robo, bajo cuyo concepto genérico se puede comprender el robo propiamente dicho (sustracción de bienes, habiéndose forzado la puerta, ventana, etc.), el atraco (con amenaza o violencia sobre la persona), y el hurto(sustracciones sin daños en las cosas o violencia en las personas), quedando cubiertos además de los daños en los bienes y los daños causados en la vivienda, como consecuencia de cualquiera de esos delitos.
Esta son coberturas generalizadas, aunque pueden variar en función no solo de la compañía sino incluso del producto que decidas contratar.
También la cobertura comprende el atraco fuera de la vivienda, así como la reposición de llaves o sustitución de cerraduras, y uso fraudulento de tarjetas de crédito sustraídas.
- Daños agua, causadas por rotura, desbordamiento, o atasco de tuberías, sean de la propia vivienda, de otra vivienda o de la comunidad.
Además de los daños, la cobertura comprendiendo los gastos de albañilería y de fontanería, para la localización y reparación de la avería, así como los daños estéticos (cuantas veces , tras una reparación, nos hemos encontrado que no existen azulejos iguales en el mercado...).
Las entidades ponen a disposición de los asegurados una amplia red de reparadores para atender los siniestros (albañiles, fontaneros, pintores, etc.)
- Responsabilidad civil como propietario o usuario de la vivienda (daños de agua o incendio causados a vecinos, caída de tiestos o jardineras -daños a bienes o personas-, etc.), siempre que la misma no sea objeto de un seguro obligatorio, quedando comprendidos los gastos de defensa (abogados y procuradores).
Así mismo, se comprende la responsabilidad civil  como cabeza de familia, por todas las personas dependientes del asegurado.
La cobertura se amplía al ámbito externo a la vivienda (p.e. actividades deportivas no competitivas).
- Daños a bienes refrigerados, como consecuencia de interrupción en el suministro de energía eléctrica.
- Daños eléctricos por subidas de tensión, caída del rayo o corrientes eléctricas anormales
- Pérdida de alquileres o gastos de vivienda mientras se reparan los daños garantizados, así como los gastos derivados de la inhabitabilidad de la vivienda a causa del siniestro.
- Rotura de cristales de la vivienda, elementos sanitarios y placa vitrocerámica.
- Protección jurídica y reclamación de daños a terceros y asistencia técnica de reparadores.
También hay que recordar que con la contratación de una póliza de daños a la vivienda, adicionalmente a las garantías indicadas, cubiertas por la aseguradora, el propietario estará protegido automáticamente, a través del Consorcio de Compensación de Seguros, contra daños de naturaleza extraordinaria (inundaciones, huracanes, actos terroristas, caída aerolitos, etc.).
 Voy a alquilar la vivienda de mi propiedad ¿qué tipo de seguro debería contratar?
Una vivienda es una parte importante del patrimonio familiar por lo que hay que protegerse contra todos los daños indicados para el caso del propietario de vivienda, es decir es recomendable disponer también en este caso de un SEGURO MULTIRRIESGO HOGAR.
Además, en el caso de que la vivienda se dedique al alquiler es porque el propietario, además de querer cubrir los gastos de la comunidad pretende obtener una rentabilidad de su inversión, lo cual se puede ver truncado si el inquilino deja de cumplir sus obligaciones económicas derivadas del contrato pactado, para lo cual se puede contratar un SEGURO DE IMPAGO DE ALQUILERES, que incluirá los gastos de defensa jurídica antes los tribunales.
Soy inquilino de una vivienda ¿qué seguro debo contratar?
En primer lugar sería aconsejable que el inquilino solicita información al propietario sobre los seguros y coberturas que garantizan la vivienda alquilada, a fin de complementarlas en aquello que le pueda afectar en su calidad de inquilino.
Así, algunas coberturas básicas a contratar, bien por pólizas específicas o multirriesgo, serían, entre otras las siguientes:
- Incendios, sobre todos aquellos bienes del contenido de los que sea propietario el inquilino.
- Robo, que podría complementarse con la cobertura de atraco.
- Responsabilidad civil como inquilino por los daños causados a la vivienda o a otros vecinos del edificio, como terceros, así como por los daños que pudieran causar los animales domésticos.
En todo caso podría suscribirse un SEGURO MULTIRRIESGO HOGAR, si el propietario no dispusiera del mismo, en calidad de inquilino.

viernes, 4 de mayo de 2012

2 Enfoques Sobre el Seguro de Automotores

Enfoque Técnico

Alma B.
Coordinadora Emisión Automotores
El Seguro de automotores.

Qué debe buscar en una aseguradora, antes de contratar un seguro?
Es importante contar con la información que le permita seleccionar la aseguradora apropiada. Para ello es conveniente consultar, que la entidad aseguradora le provea seguridad financiera y supere las expectativas de servicio cuando lo solicite.

Porque es necesario tener un seguro de automotores?
Contar con un seguro de automotores es muy importante ya que previene consecuencias por cualquier accidente que ocurriera en el futuro, que cubra los costos potenciales en torno a un accidente o los gastos médicos de las víctimas, situaciones que simplemente son demasiados grandes como para correr el riesgo de quedarse sin la cobertura adecuada.  El ampararte ante riesgos, te permitirá cuidar de tu vida (si sufrieras lesiones corporales), de tu patrimonio (valor de la inversión en el vehículo), y la tranquilidad financiera (los recursos ahorrados o bienes personales)

Cuáles son los elementos personales del Contrato de Seguros:
1.     El Asegurador
Es la persona jurídica que acepta el riesgo a cambio de una prima, comprometiéndose a pagar una indemnización, mediante la formalización de un contrato de Seguro, a cubrir las pérdidas producidas por la realización de un evento, cuyo riesgo es el objeto del seguro.
2.     El Contratante
Es la persona natural o jurídica que contrata el seguro, comprometiéndose al pago de las primas y teniendo derecho al cobro de las indemnizaciones que se produzcan de un siniestro.
3.     El Asegurado
Es la persona natural o jurídica que en si misma o en sus bienes o intereses económicos está expuesta al riesgo.
4.     Los Agentes e Intermediarios de Seguros.
5.     El Beneficiario

Que tipo de cobertura básica debe contener el seguro de automotores?

1.  Daños al vehículo Asegurado, los daños materiales que sufra el vehículo, sus accesorios o partes, a consecuencia de choque o colisiones accidentales, vuelcos y actos maliciosos; mientras sea transportado dentro del territorio, incluye responsabilidad por avería general y gastos de salvamento; acción directa de incendio o de rayo; robo o hurto probado legalmente, incluye partes (cobertura básica para todas las clases)
2.     Responsabilidad Civil por daños a  terceros en sus bienes. La responsabilidad civil del asegurado, incluyendo gastos legales del tercer reclamante, por daños causados a las propiedades ajenas por el uso del vehículo asegurado. (Cobertura básica para todas las clases)
3.  Responsabilidad Civil por daños a terceros en sus personas. La responsabilidad civil del asegurado por muerte o lesión corporal a terceras personas causadas por el uso del vehículo asegurado (Cobertura básica para todas las clases)
4.  Gastos médicos  para  el  Asegurado y  ocupantes  del  vehículo. Los gastos en que incurra cualquier ocupante del vehículo asegurado por tratamiento médico o quirúrgico a consecuencia de lesiones corporales que sufran, mientras se encuentren dentro de dicho vehículo, o saliendo de o entrando al mismo al momento del accidente, y que sean debidas a los riesgos de incendio, choque, colisión o vuelco cubiertos, siempre que el total de ocupantes no exceda la capacidad del vehículo, y (Cobertura básica  únicamente para clases A y B).

Otras coberturas que complementan el seguro básico por efectos que se derivan de los daños a los bienes cubiertos, son las siguientes cláusulas especiales:

·         Muerte e Invalidez para los ocupantes del vehículo
·         Responsabilidad Civil en Exceso 
·         Accidentes Personales Conductor Gratis 
·         Cobertura Especial de Riesgos Varios
·         Gastos Legales
·         Gastos de protección y remolque
·         Participación del Asegurado en robo
·         Reinstalación automática de la suma asegurada
·         Equipo especial debidamente instalado.
·         Límite territorial

Que beneficios adicionales le puede ofrecer el seguro de automotores?
  1. Programa de Asistencia, es un beneficio de la Póliza de Seguros de Automotores que le brinda al asegurado Asistencia Vial, Asistencia en Accidentes de Tránsito, Asistencia por Robo y Hurto a vehículos asegurados en la póliza y que según su clasificación cuentan con este beneficio, ante cualquier eventualidad, las 24 horas del día, los 365 días del año. E n caso de necesitar reparación de daños materiales que sufran los vehículos asegurados, sus accesorios o partes, a consecuencia de accidentes de tránsito cubiertos en las Condiciones Generales y Especiales de la póliza, podrá ahorrarse el 50% del deducible según grupo de Talleres de Agencia, Talleres de Red no agencia 100% del deducible (CERO DEDUCIBLE), siempre y cuando cumpla con los tres requisitos: 1) Llamar y recibir la asistencia en el lugar exacto e inmediatamente ocurra el evento, 2) Reparar el vehículo en el taller de Red que corresponda, según el año de fabricación y 3)Llenar  la encuesta de servicio; y que los daños ajustados no sean menores a US$100.00. Es beneficio  aplica únicamente para vehículos clase “A” y “B”, siempre y cuando tengan cobertura en el Riesgo1.
  2. Dispositivo de Seguridad: El cual es un sistema de protección vehicular no es una alarma de ruido, sino que es un dispositivo de seguridad del vehículo que permite la disminución del riesgo de robo.

Bienes por asegurar:
Automotores propiedad del Asegurado, cubriendo:
·         Vehículos nuevos de agencia.
·         Vehículos usados hasta 15 años de antigüedad.  Será requisito indispensable para suscribir que en la inspección del vehículo.

Por cuando asegurar su vehículo
La suma asegurada para el Riesgo 1- Daños al vehículo asegurado, es fijada de acuerdo a los siguientes criterios de valor:

1.     Vehículos nuevos de agencia, para los cuales únicamente se solicitara la hoja de especificaciones por parte del distribuidor  o la tarjeta de circulación, en la que se indicaran las características del vehículo, así como el valor de la unidad. Asimismo se puede consultar en el sitio de ASES para verificar el valor comercial del vehículo.
2.  Vehículos usados, Es obligatoria la inspección satisfactoria de la unidad para la aceptación de cualquier riesgo y la suma asegurada será establecida de acuerdo al valor GIBSON

Enfoque General

En muchas ocasiones,  cuando pensamos en un seguro, automáticamente lo asociamos a aquellos que cubren vehículos automotores, aunque hoy día existan seguros que puedan dar cobertura a un sinfín de activos (desde una gran industria, hasta los muebles de una casa de habitación), así como seguros que cubren la salud y/o la vida de las personas.

La razón aparente de esta asociación, es que nuestro vehículo representa tal vez el primer  activo importante que estamos en posibilidad de adquirir al iniciar nuestra actividad laboral. Por supuesto que uno de los primeros pensamientos que nos surgen sea la de proteger esta inversión contra la eventualidades que puedan ocurrir durante su uso.

Está claro que un vehículo tiene mucha más exposición de sufrir un daño al transitar todos los días en la ciudad y/o en carretera, así como de ser robado ya sea en un asalto a mano armada o al dejarlo estacionado en alguna zona de la ciudad.

De igual forma, la responsabilidad de conducir un vehículo, trae consigo la exposición de dañar un vehículo ajeno, ocasionar daños a bienes propiedad de terceros o inclusive lesionar y hasta causar la muerte en personas, ya sean transeúntes o los propios ocupantes del vehículo.

Debido a ello, existen los seguros de automotores, que dan cobertura precisamente a los daños que puedan sufrir las unidades por su propia operación (incendio, choque, vuelco, colisión, robo), o que puedan causar a terceros en su manejo.

Sin embargo, contratar un seguro no debe verse como una garantía total de recuperación de la inversión, ya que las pólizas de seguros, como cualquier contrato entre dos partes, cuentan con limitaciones específicas respecto a la cobertura (por ejemplo daños originados por desgaste o uso inadecuado del vehículo, daños ocasionados por autoridad competente, actos de guerra, o cuando el conductor carece de licencia emitid por autoridad competente e igualmente si el conductor conduce bajo los efectos de drogas o alcohol).

Así mismo, en caso de que ocurra un evento que afecte la póliza existirá siempre una porción de la pérdida que deberá asumir el Asegurado. Por un lado está el deducible, en el cual el monto de los daños deberá ser superior a este valor para comenzar a recuperar de la póliza; y por otro lado, la Participación en la Pérdida que es un porcentaje fijo a cargo del asegurado en caso de indemnización.

Estas coberturas básicas están disponibles en la mayoría de los planes de seguros que existen en el mercado y su costo está directamente relacionado con factores tales como la antigüedad del vehículo, el uso del mismo, el origen (si es de agencia o importado), la experiencia previa en siniestros tanto del propietario como del vehículo y la territorialidad en la que circule.

En ACSA, se han diseñado planes que amplían estas coberturas básicas, a la medida de las necesidades de nuestros clientes, De esta forma se han incorporado servicios como Asistencia en el lugar del evento la cual brinda el respaldo necesario y suficiente respecto a consultas y trámites legales que se deban procesar en el momento del accidente; Accidentes Personales al Conductor (en vehículos tipo sedán); cobertura de Minoría de Edad o Inexperiencia (para los casos en que el conductor sea menor de 21 años y/o tenga menos de 1 año de poseer licencia de conducir).

De igual forma, hemos implementado el uso de dispositivos de seguridad para disminuir la exposición al riesgo de robo en vehículos de alto valor o que muestran una gran frecuencia en este rubro. Con esta instalación el Asegurado cuenta con ventajas en la aplicación de participaciones en caso de robo.

jueves, 12 de abril de 2012

ALGUNOS ASPECTOS IMPORTANTES RELACIONADOS A LAS FIANZAS

Cuando convenimos un negocio, concretamos la venta de un producto, servicio o un suministro y se nos incluye en los requerimientos para celebrar un acuerdo, ya sea una licitación, contrato, orden de compra, etc., la presentación de una fianza, ¿con que lo relacionamos..?, ¿somos conocedores del compromiso que vamos a adquirir; en primer lugar con el contratante y luego con la institución que nos servirá como fiadora en la emisión de la fianza? ¿tenemos la capacidad económica y la experiencia técnica u operativa para cumplir con lo prometido?, ¿contamos además con excelentes referencias comerciales y bancarias que den una señal favorable al fiador que vamos a cumplir según lo pactado? Las anteriores son preguntas importantes que debemos respondernos al  realizar el trámite de una fianza. 


¿Qué es una fianza?
Es un documento legal accesorio; es decir que depende de un documento principal que puede ser un Contrato, Orden de Compra, Bases de Licitación, Resolución Judicial, etc.; es un documento por medio del cual la Aseguradora o Afianzadora se compromete con el acreedor a responder en todo o en parte por una obligación ajena, si el deudor principal no la cumple.

¿Quiénes participan en la contratación de una fianza?
Hay tres participantes; uno, el Fiado (nuestro cliente y deudor principal, llamado también Contratista); dos, el Fiador (La Aseguradora o Afianzadora); y tres, el Beneficiario (a quien el Fiado le presenta la fianza original, quien es llamado también Contratante).

¿Cuáles son las obligaciones de cada uno de los participantes en la fianza?
  • Fiado: Es nuestro cliente, quien nos solicita la fianza y quien asume la principal obligación de cumplir con los compromisos adquiridos ante el contratante, es el deudor principal; además debe responder económicamente a la Aseguradora o Afianzadora en caso esta pague al beneficiario de la fianza por el incumplimiento de dichos compromisos. 
  • Fiador: Es la Aseguradora o Afianzadora quien se convierte en codeudor solidario y garantiza a través de la fianza que el fiado cumplirá con los compromisos adquiridos, adicionalmente la fiadora debe responder económicamente en caso de recibir un reclamo sobre la fianza, como consecuencia del incumplimiento a los términos acordados entre el fiado y el beneficiario.
  • Beneficiario: Es quien establece los términos y condiciones bajo los cuales debe emitirse la fianza a su favor, es el único que puede hacerla efectiva en caso de darse un incumplimiento de parte del fiado.

¿Cuáles son algunas diferencias entre Seguros y Fianzas?
El trámite de una fianza frecuentemente lo asociamos a un Documento Principal; a un trámite más de un largo proceso que estamos realizando, etc. Regularmente la fianza es apreciada y muchas veces confundida por un seguro, pero en realidad ¿es lo mismo? Hay algunas diferencias que nos indican  que no, mencionemos algunas: Primero, en el seguro interviene dos personas el Asegurado y la Aseguradora, en la fianza siempre son tres: Fiado, Fiador y Beneficiario; Segundo, el seguro es un contrato principal y la fianza es accesoria; Tercero, en seguros la Aseguradora asume una obligación como propia, en la fianza el Fiador (la Aseguradora o Afianzadora) no asume la obligación como propia, pues el principal obligado es el Fiado (el cliente); Cuarto, el seguro requiere la voluntad de las partes, en la fianza no siempre pues usualmente son incluidas como parte de un requerimiento por cuenta del Contratante; y Quinto, el seguro tiene carácter aleatorio, en la fianza la responsabilidad deriva de actos provenientes de la voluntad claramente establecidos y definidos.
Las diferencias antes mencionadas son algunas de las razones por las cuales el  proceso de suscripción de una fianza es diferente al de un seguro.

¿Qué documentos que se deben presentar para el trámite de fianzas en ACSA?
Favor ingresar a www.acsasal.com.sv en la Carpeta de Fianzas encontrara el detalle de documentos requeridos para realizar el trámite de un cliente nuevo tanto para persona natural como para persona jurídica; así como los diferentes formularios solicitados. O contactarnos directamente a nuestro departamento de fianzas al tel.: 2261-8218 o al 2261-8217.


viernes, 30 de marzo de 2012

COMO PREPARAR SU BOTIQUÍN EN SEMANA SANTA?

El primer paso, busque un maletín amplio y a prueba de agua para convertirlo en el botiquín, pueden servir también un bolso, maleta o un bote plástico, idealmente si puede señalizarlo externamente con una cruz roja. Ahora que ya lo tiene ¿Qué debería incluir en su botiquín de primeros auxilios?
Medicamentos de venta sin receta médica como:

1.    Antiácidos para malestares estomacales o para calmar la acidez provocada por exceso de
comida o bebida. (como Maalox® )
2.    Medicamentos para la diarrea (consulte a su médico sobre una receta médica para un antibiótico que pueda tomar en el caso de diarrea).
3.    Medicinas para la tos y el resfriado.
4.  Acetaminofén, ibuprofén u otros similares para aliviar los dolores de cabeza, el dolor, la fiebre, y torceduras o esguinces simples.
5.    Medicamentos antihistamínicos para aliviar las alergias y la inflamación.
6.    Medicamentos para el mareo y las náuseas (puede también incluir medicación para el mal de altura si va a viajar a altas altitudes).
7.    Crema antibiótica para prevenir la infección de cortes, arañazos y quemaduras.
8.    Agua oxigenada para limpiar y desinfectar las heridas.
9.   Loción para aliviar el picor y la irritación producida por las picaduras de insectos y la hiedra venenosa.
10.    Crema de hidrocortisona para aliviar la irritación de las erupciones de la piel.
11.    Suero oral para tratar la deshidratación.

Otros componentes del botiquín:

1.    Vendas de varios tamaños para cubrir cortes menores y arañazos.
2.  Cierres para las vendas, tales como vendas de mariposa, para unir los bordes de las cortaduras sin importancia.
3.    Venda triangular para envolver las lesiones y hacer un cabestrillo para el brazo.
4.   Vendas elásticas con las que puede envolver las lesiones en la muñeca, el tobillo, la rodilla y en el hombro.
5.    Gasas en rollos, así como también compresas de dos y cuatro pulgadas (cinco y diez centímetros) para tapar los cortes y arañazos más grandes.
6.    Esparadrapo para mantener la gasa en su lugar.
7.    Tijeras con la punta redonda para cortar esparadrapo, gasa o la ropa, si es necesario.
8.    Imperdibles para asegurar las férulas y las vendas.
9.  Toallitas antisépticas para desinfectar las heridas y limpiarse las manos, pinzas, tijeras u otros utensilios.
10.    Compresas frías desechables que se activan al instante  para aliviar las lesiones y quemaduras, así como también para usarse en esguinces y torceduras.
11.    Pinzas para extraer pequeñas astillas, objetos extraños, aguijones de abejas y garrapatas de la piel.
12.    Guantes desechables de goma para protegerse las manos y reducir el riesgo de infección cuando está tratando las heridas.
13.    Termómetro para tomar la temperatura.
14.   Material para prevenir o tratar quemaduras: protector solar en crema con  protección ultravioleta factor 15 o superior
15.    Repelentes de insectos (los repelentes apropiados para utilizarlos en niños no deben contener más del 10 - 15 por ciento de DEET, y del 20 - 30 por ciento de DEET para adultos, ya que el químico puede producir daño cuando se absorbe a través de la piel).
16. Asegurados de ACSA, no olviden guardar en sus teléfonos el *600 para cualquier emergencia!

lunes, 27 de febrero de 2012

¿Qué seguros hay para proteger mi mercadería?

La mercadería se podrá proteger mediante el Seguro de Carga. En el seguro de carga el asegurador asume la responsabilidad por los daños u pérdidas que puedan ocurrir durante el traslado de la carga por un modo de transporte o durante su manipuleo en los puntos de ruptura de la unidad de carga o en las interfases (transbordos) a cambio del pago de una prima.
En este tema se dan dos causas de pérdida de la carga:
-Fortuitas: Producto del mal tiempo, la geografía (obstáculos en las vías), por ignición espontánea, etc.
-Previsibles: Son pérdidas que pueden evitarse mediante ciertas prácticas en el manejo de la carga(embalaje, manipuleo, protección contra el agua y la humedad, etc.).  Estas a su ves pueden ser debidas a: robos, manipuleo y estiba y pérdidas por agua salda o dulce.
Tipos de Averías
-Avería Particular: Casos fortuitos y los asumen los bienes sobre los cuales ocurre. Un ejemplo es cuando la mercadería se rompe, se mancha, etc. por agua u otros productos durante el transporte.
-Avería Gruesa: Es una pérdida voluntaria. Ocurre por ejemplo, cuando se debe eliminar la mercadería para salvar una nave. En este caso la pérdida es sufragada por todas las partes.
-Guerra y/o huelga: Ambas están excluidas en las pólizas comunes, sin embargo se pueden incluir bajo las claúsulas del sistema británico o francés.
Duración y Cobertura de la Póliza de Seguro
-Póliza por Viaje o Póliza Individual: Cubre un solo viaje, desde el momento del embarque. Puede incluir transbordos si se estipula en el contrato.
-Póliza Flotante: Establece las condiciones generales del seguro, sin estipular los aspectos particulares de cada envío que se pretende cubrir. El asegurado tiene la obligación de informar las características de cada embarque.
-Póliza Abierta: Similar a la póliza flotante pero no requiere de expedición de una póliza formal. El asegurado tiene el derecho a solicitarla especialmente cuando se presenta una disputa.
Factores a considerar al momento de contratar una póliza de seguro:
-Los Riesgos: Se debe determinar la probabilidad de ocurrencia del posible riesgo, el nivel de daño que pueda darse y la responsabilidad del transportador.
-Valor de la Carga: Se toma en cuenta el principio indemnizatorio, es decir que, lo que se reciba por el reclamo evite perjuicios económicos al asegurado. En este punto es importante la determinación del valor asegurado. Este valor debe ser equivalente al valor de la carga, de ningún modo este valor debe estar subvaluado o sobrevaluado pues en el primer caso significaría pagar un sobre costo y en el segundo no recibir lo suficiente en caso de un siniestro.